26
JUN
2020

Consejos para guardar tus zapatos en una mudanza.

Aunque parezca descabellado, hay ocasiones en las que embalar los zapatos durante una mudanza pasa de ser un asunto trivial a una absoluta pesadilla.
Sucede cuando la familia es muy grande. Como forzosamente se necesita tener calzado para cada actividad que se realiza, la cantidad de zapatos que se llegan a encontrar en una sola casa puede ser realmente impresionante. Sucede también cuando eres una criatura fashionista. Si lo eres y no tienes al menos 30 pares de zapatos en tu armario, algo está mal en el curso del universo. La siguiente guía te ayudará en cualquiera de los casos.

¿Por dónde empiezo?

Lo mejor es que procures que los zapatos que se usan diariamente se limpien de manera cuidadosa antes de ser metidos en las cajas. Esto evitará que tengas que lidiar con la tierra y el polvo que se deposita en las suelas una vez que estés en tu nueva casa. Si no lo hiciste porque lo olvidaste o porque no tuviste tiempo suficiente, colócalos todos dentro de una caja grande de plástico para que no tengas zapatos malolientes en todos tus paquetes.

 
Haz que cada miembro de la familia o habitante de la casa tenga a su cargo la preparación y transporte de su ropa y zapatos durante la mudanza. Si vives con compañeros de habitación, esto se puede dar por sentado, pero si no, haz que tu familia se mude como si fueran compañeros de cuarto.

¿Y luego?

Compra una caja de plástico por cada miembro de la familia y dáselas para que coloquen sus zapatos de uso diario.

Procura conservar tus zapatos costosos dentro de su caja original o compra cajas de plástico especiales para guardar calzado fino. Esto te permitirá conservarlos en buen estado, a salvo del polvo, el calor y la humedad, pero además te facilitará mudarlos cuando debas hacerlo.
Trata de conseguir una caja grande de uso industrial con tapa y coloca dentro todos tus zapatos costosos (o al menos los que quepan) en sus respectivos cajas. Si puedes conseguir más de una caja de éstas, mucho mejor. No olvides que no se debe empacar zapatos durante una mudanza junto con líquidos de ninguna clase ni con muebles u otros objetos pesados. Tu calzado podría dañarse.
Coloca las cajas de zapatos y ropa juntas para que sean transportadas en el mismo viaje. De este modo no perderás la cordura buscando las cosas que usas para el trabajo al despertar por primera vez en tu nuevo hogar.

En Gil Stauffer llevamos desde 1905 haciendo mudanzas tanto nacionales como internacionalesContamos con medios y profesionales con una amplia experiencia.
Si quieres que te ayudemos a hacer tu mudanza y la de los tuyos, no dudes en contactar con nosotros. No dejes de solicitarnos presupuesto.

 

Sobre el autor
Grandes Soluciones es el Blog de Gil Stauffer, empresa dedicada a transporte internacional, mudanzas, guardamuebles y embalajes desde 1905. http://www.gil-stauffer.com/

Dejar Comentario

*

captcha *