¿Cómo embalar tus zapatos en una mudanza?

Embalar los zapatos durante una mudanza puede ser una labor algo tediosa. Especialmente cuando la familia es grande y teniendo en cuenta que se necesita calzado para diversas actividades y épocas del año, la cantidad de pares de zapatos que podemos llegar a acumular, puede sorprendernos a la hora de embalarlos. También, si eres una criatura fashionista, que se derrite por la moda del calzado y acumula siempre los últimos modelos, nos enfrentaremos a un volumen importante.
Si contratas la mudanza con una empresa profesional, no necesitarás hacer nada, puesto que las empresas de mudanzas suelen embalar todo el contenido del domicilio de origen y lo trasladan al de destino. Esta es la opción, sin duda, más recomendable, pues te liberará de muchísimo trabajo.
Pero, si no es tu caso y haces la mudanza por tu cuenta, la siguiente guía te ayudará en el traslado de tus zapatos:

¿Por dónde empiezar a embalar los zapatos? Te lo contamos:

  1. Limpieza: Es conveniente que limpies los zapatos que se usas diariamente de forma cuidadosa antes de guardarlos en cajas. Te ahorraras el polvo y la suciedad en tu nuevo hogar. Si no lo hiciste porque no tuviste tiempo suficiente, colócalos todos dentro de una caja grande de plástico para que no se manchen los demás objetos y procura limpiarlos antes de guardarlos en tu nuevo armario.
  2. Trabajo en equipo: Haz que cada miembro de la familia o habitante de la casa se encargue de la preparación y transporte de su propia ropa y sus zapatos. Siempre será más fácil el trabajo de organización, tanto en el domicilio de origen como en el de destino.
  3. Embalaje: Comprar una caja de plástico transparente con cajones para zapatos por cada miembro de la familia, será la solución idónea para que no se estropeen en el traslado y  para que se identifique bien en destino. También, si conservas las cajas originales de cada par, puedes escribir sobre cada embalaje original una etiqueta identificativa y meter todas en una caja grande rotulándola con la palabra «zapatos». Evita incluir líquidos u otro tipo de enseres para que no se dañen los zapatos.
  4. Transporte: Cuando tengas los zapatos listos, procede con la ropa y ponle rótulos a cada caja para que cuando estés en tu nuevo hogar identifiques lo que hay dentro de cada una de ellas. Introduce las cajas en el vehículo que vayas a utilizar para la mudanza, colocándolas cuidadosamente para intentar que no se muevan durante el traslado y así evitar roturas.

Te hemos dejado aquí estos consejos para embalar zapatos, pero en Gil Stauffer llevamos desde 1905 haciendo mudanzas y podemos ayudarte con la mudanza completaContamos con medios y profesionales con una amplia experiencia. Si quieres lanzarte y que te ayudemos a hacer tu mudanza, no dudes en contactar con nosotros y solicita tu presupuesto.