Mudanzas y electrodomésticos

Los electrodomésticos son muchas veces artículos pesados y que requieren una especial manipulación en las mudanzas, pues se trata objetos delicados y, al mismo tiempo, difíciles de manipular.

Cuando estamos de mudanza hay que tener un especial cuidado con estos aparatos, así que a continuación, os dejamos una serie de consejos a tener en cuenta:

  • Previamente a embalar cualquier electrodoméstico, convendrá realizar una limpieza exhaustiva del aparato. Mantenerlos sucios  durante la mudanza puede ser perjudicial.

  • Respecto a congeladores y frigoríficos, es muy importante desconectarlos 48 horas antes de su traslado para que no se deterioren. También habrá que desaguar las mangueras del congelador, pues muchas veces queda líquido dentro. 

  • Las lavadoras deberán desconectarse al menos 24 horas antes del traslado, tomando las precauciones de revisar y cerrar convenientemente las llaves de paso en el domicilio y cerciorarse de que el sistema interno del aparato está vacío. Es conveniente realizar un centrifugado antes de proceder a la desconexión. Son aparatos muy pesados y que hay que manipular correctamente para que no se dañen en el transporte, así que recomendamos no manipularlo si no se tienen los conocimientos necesarios.

  • Los microondas y todo tipo de hornos, además de limpiarlos correctamente, habrá que retirar todas sus bandejas y accesorios para embalarlos por separado con el fin de que se mantengan en condiciones óptimas.

  • Respecto a los electrodomésticos de gas, habrá que recurrir a la atención de perfiles profesionales para ser desconectados. 

  • En relación a ordenadores, equipos de música, televisores, reproductores u otros aparatos electrónicos, lo más adecuado es embalarlos correctamente en su caja original. De ahí la importancia de conservar siempre las cajas de su origen. De no ser así, quizás la opción más efectiva es envolverlos delicadamente en papel  burbuja y transportarlos con mucho cuidado en cajas reforzadas especiales para objetos frágiles sin que sufran golpes.

No obstante, lo más recomendable es dejarte guiar por una empresa de mudanzas experta que te ayude en todo el proceso de la mudanza, pues cada objeto ha de ser embalado con materiales específicos y requieren una manipulación determinada. 

 


Estos consejos son cortesía de GIL STAUFFER