04
OCT
2016

Mudanzas: 7 cosas que debes saber antes de mudarte a Alemania

Hay países que por cercanía o por similitud de culturas comparten bastantes costumbres y curiosidades, aunque eso no quita que tengan sus tradiciones y peculiaridades propias. Cada país es un horizonte de nuevos hábitos, y si estás pensando en mudarte al extranjero, lo primero que te aconsejamos es que conozcas a su gente y que trates de adaptarte lo máximo posible a sus hábitos. Hoy te traemos las curiosidades de Alemania, un post muy recomendable si estás pensando en mudarte a la potencia europea.

  1. Los besos, para las películas

En Alemania no es habitual presentarse con dos besos, darse abrazos o palmadas en la espalda. Les gusta mantener las distancias tanto conversacionales como físicas, por lo que en este sentido suelen optar por un cruce de manos.

  1. Acostúmbrate a las llevar calderilla

Dejar propina es uno de los actos más comunes en el país alemán. Se considera totalmente irrespetuoso no dejar el 10% de la cuenta tras comer en un restaurante o el 7% del gasto del viaje tras coger un taxi.

  1. Conciénciate del cubo verde, amarillo y azul

Los alemanes tienen totalmente inculcada la cultura del reciclaje y se preocupan mucho de la limpieza y los olores. ¡Acostúmbrate a lavar los recipientes antes de tirarlos!

  1. Seriedad en los negocios

Ir bien vestido, no tutear y ser claro son las claves si quieres triunfar en cualquier trabajo en Alemania. Mantener la distancia y respeto por el otro son los pilares de los negocios y si quieres brillar dentro de la sala, no te olvides de ser breve conciso.

  1. Ajetreada vida nocturna

Una de las cosas que más gusta a los alemanes son las fiestas y en general, casi cualquier plan de ocio. Desde salidas culturales como ir a la opera, los teatros y los conciertos como las salidas de ocio de cena en restaurantes o bares de cervezas. En general, ¡cualquier evento social es una buena excusa para ponerse en marcha!

  1. El racismo queda fuera

Desde la pasada II Guerra Mundial los alemanes prefieren no hablar de temas racistas. Y menos les harán gracia los chistes de sobre este tópico que ha marcado durante tantos años la historia de su país.

  1. ¡Atento a la invitación!

Si has conseguido que un alemán te invite a un evento, ¡enhorabuena! Ahora lo único que debes hacer es comprar algún detalle para los anfitriones –es de mala educación llegar con las manos vacías- y no llegar tarde, la puntualidad está dentro de su cultura.

Sobre el autor
Grandes Soluciones es el Blog de Gil Stauffer, empresa dedicada a transporte internacional, mudanzas, guardamuebles y embalajes desde 1905. http://www.gil-stauffer.com/

Dejar Comentario

*

captcha *

Sitio web optimizado por: Posicionamiento en Google
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Wordpress modo mantenimiento