El cáncer es una de las principales causas de muerte hoy en día. A pesar de las investigaciones ciéntificas no se ha encontrado a día de hoy una cura efectiva y que no sea tan agresiva cómo los tratamientos de quimioterapia.

Sin embargo, la fruta tropical guanábana procedente del árbol con el mismo nombre podría ser la milagrosa cura tan deseada para esta enfermedad. Esta fruta, muy consumida en el Caribe, Asia tropical y África posee propiedades anticancerígenas que podrían llegar a ser 10.000 veces más potentes que la quimioterapia sin sus nocivos efectos secundarios.

Sus estudios han demonstrado que elima las células cancerígenas especialmente las de los pulmones, próstata y pancreas. Además es un an agente anti-microbial de ancho espectro contra las infecciones bacterianas y por hongos; es eficaz contra los parásitos internos y los gusanos, regula la tensión arterial alta ,es antidepresiva, combate la tensión y los desórdenes nerviosos.

Su poder anticancerígeno es tan fascinante que ha puesto en alerta a la industria farmaceútica e incluso el Instituto de Ciencias de la Salud ha afirmado que una billionaria multinacional farmaceútica ha mantenido en secreto el hallazgo de las propiedades anticancerígenas de esta planta.

Este árbol crece en la amazonía peruana y su fruta es de gran tamaño, con una pulpa blanca y dulce que se emplea en la elaboración de sorbetes y zumos. Los alcaloides presentes en las hojas, cortezas y semillas de este árbol poseen un efecto citotóxico que actúa cómo un fuerte anticancerígeno que actúa sobre tumores de 12 tipos diferentes de cancer y sin destruir las células sanas.

En nuestro país puede consumirse en cápsulas, hojas, filtrantes, extractos o al natural, aunque es difícil de encontrar la fruta en sí. No olvides que debe consumirse siempre de manera gradual y moderadamente.