01
JUL
2015

Expatriados: vivir y trabajar en Japón, tierra del sol naciente.

Japón es un país insular ubicado al este de Asia, en el Océano Pacífico. Se trata de un archipiélago de 6852 islas.  Tokio, ubicada en la isla de Honshū, es la capital de la nación y constituye la mayor área metropolitana del mundo, con más de treinta millones de residentes.

Es una de las mayores potencias económicas del mundo, ocupando su economía el tercer lugar en el ranking del PIB mundial, encabezado por EEUU y China.

Buena prueba de su potencialidad económica son sus modernas fuerzas armadas, que cuentan con el quinto mayor presupuesto militar del mundo; además de pertenecer a las más importantes organizaciones mundiales: es miembro de la ONU, el G8, el G4 y la APEC.

Banca, seguros, venta al por menor, el transporte y las telecomunicaciones son los principales sectores y los que aguardan las mejores oportunidades para expatriados. También es un gigante industrial donde se ubican grandes productores de vehículos, equipos electrónicos, maquinaria y herramientas, acero y metales, productos químicos… así como industria naval, textil, y alimentaria entre otras.

Respecto a la colocación laboral en Japón, es importante destacar la necesidad de estar informado correctamente sobre la legislación japonesa, ya que las leyes son muy restrictivas con los inmigrantes y la posibilidad de acceder a ciertos trabajos remunerados. Esto está sujeto a una clasificación de derechos laborales en función de la categoría del expatriado: los residentes permanentes;  con un cónyuge japonés o cónyuge de residente permanente; los residentes fijos; así como profesores, artistas, periodistas, inversores, empresarios, abogados, médicos, y demás profesionales cualificados, están autorizados a trabajar sin limitaciones. Por otro lado, los expatriados con estatus de residencia ligado a actividades culturales, o con la categoría de estadía corta, becario, estudio, entrenamiento o estadía en casa de familias no tienen permitido realizar actividades remuneradas dentro de Japón. Los extranjeros con este estatus que deseen incorporarse al mercado laboral deberán obtener previamente la autorización de la Dirección Regional de Control de Inmigración.

Lo mejor para entender todas las posibilidades que abarca el mercado laboral nipón es  consultar la  guía del Ministry of Health, Labour and Welfare que el gobierno japonés pone a disposición de los extranjeros que tengan un interés por emigrar a Japón.

Visados

Para trasladarte a Japón, dispones de hasta 10 tipos de visados diferentes, sujetos a la finalidad concreta de tu viaje: para estudiar o trabajar; para realizar una actividad remunerada o prácticas; y dependiendo de la situación civil del solicitante en función de si uno de los miembros del matrimonio es japonés; e incluso si vas a dedicarte al campo de la ingeniera, o al campo del arte, entre muchas otras variedades; podrán expedirte un visado especializado. Esta gran heterogeneidad supone una importante traba burocrática, ya que si decides cambiar de trabajo durante tu estancia es más que probable que necesites tramitar un nuevo visado.

Los visados suelen tener una vida útil de entre uno y tres años, aunque son plazos prorrogables dentro del tiempo de validez del mismo. Para conseguir un pase de residencia definitiva o la nacionalización, es necesario que hayas vivido en Japón durante al menos 5 años consecutivos. Pero eso sí, en Japón no está permitida la doble nacionalidad.

Otra de las opciones es un tipo de visado único, que se solicita para un periodo de 1 año y que te permite compatibilizar el trabajo con estudios o unas vacaciones prolongadas. Los requisitos para solicitarlo limitan mucho el perfil de expatriado que puede acceder al país nipón por esta vía: los solicitantes deben tener una edad comprendida entre 18 y 30 años y permanecer en el país durante aproximadamente 12 meses. Si crees que esto puede encajar con lo que tú estás buscando, el Ministerio de Asuntos Exteriores japonés impulsa un programa laboral para el trabajo durante las vacaciones y existe una asociación especializada en esta modalidad de emigración: la Japan Association for Working Holyday Makers.

Calidad de vida y vivienda

En cuanto a calidad de vida, el archipiélago nipón cuenta con unos indicadores sociales que mantienen  cifras muy apetecibles: Japón es el segundo país con la menor tasa de homicidios, tan solo superado por Singapur; las mujeres japonesas tienen la segunda mayor esperanza de vida y, según cifras de la ONU, es el tercer país con un menor índice de mortalidad infantil. Tokio, Tokohama, Kobe y Osaba están entre las 50 ciudades con mayor calidad de vida. Todo ello hace que Tokio sea una de las ciudades con el coste más alto del mundo.

Para alquilar una vivienda, debido a la naturaleza desconfiada de la sociedad nipona, el trámite más común es hacerlo a través de agencia inmobiliaria. Curiosamente, las barreras idiomáticas que puedan darse entre un japonés y un expatriado occidental es uno de los motivos por los cuales los propietarios de viviendas son reacios a alquilar a extranjeros, por la dificultad para comunicarse. En estos casos el inglés no te servirá de gran ayuda, ya que no es un idioma generalizado en Japón, a diferencia de la gran mayoría de regiones del mundo.

A la hora de alquilar un apartamento, es importante conocer las “peculiaridades” que contemplan los contratos de arrendamiento: se da una señal (tetsukekin)  previa  a la firma del contrato para asegurar al propietario que tienes un interés real por el inmueble, aunque posteriormente te será devuelta; las agencias por las que tramitar un alquiler están especializadas en gestionar contratos para extranjeros, estas son las Gaijn Real Estate. El precio medio del alquiler es de unos 100.000 yuanes, que equivale a unos 800 euros mensuales.

También es común alojarte bajo la fórmula de las Gaijin House: una casa compartida con otros extranjeros, donde por el alquiler de una habitación tienes acceso al resto de las zonas compartidas. El precio oscila entre los 40.000 y los 100.000 yuanes. Aunque a priori puede parecer una opción muy adecuada, es importante que tengas en cuenta que algunas Gaijin House son muy estrictas y no admiten a personas con trabajos nocturnos, así como también prohíben las visitas de amigos y/o parejas.

Algunas curiosidades acerca de Japón:

  • Los caracteres que componen el nombre de Japón significan «el origen del sol», motivo por el que el país también es conocido como la Tierra del Sol Naciente.
  • Un mismo partido político, el Partido Liberal Japones, gobernó Japón 54 años hasta 2009. Ahora gobierna el Partido Demócrata.
  • El 86% de los japoneses practican Budismo o Sintoísmo. El Sintoísmo es una religión nativa de Japón en la que se adoran los espíritus de la naturaleza.
  • A muchos asiáticos no les gusta Japón, pues invadió Corea, China y parte del Sudeste Asiático, cometiendo crímenes como la Masacre de Nankín en China.
  • No se puede entrar en los Onsen (baños termales) si se llevan tatuajes para evitar la entrada de miembros de la mafia japones Yakuza.
  • En japonés Chin-Chin significa pene.

Si te has enamorado de Japón y te has quedado con ganas de saberlo todo, no te pierdas el podcast de Expatriados en Primera Hora de Gestiona Radio, ¡Laura López y Jaume Segalés te dan las claves para empezar tu nueva vida en Japón!

Gil Stauffer lleva 110 años moviendo vidas de continente en continente: si vas a dar el paso definitivo, ¡Solicita presupuesto para tus mudanzas internacionales con los mejores profesionales!

 

Foto: forwallpaper.com

Sobre el autor
Grandes Soluciones es el Blog de Gil Stauffer, empresa dedicada a transporte internacional, mudanzas, guardamuebles y embalajes desde 1905. http://www.gil-stauffer.com/

Dejar Comentario

*

captcha *

Sitio web optimizado por: Posicionamiento en Google
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Wordpress modo mantenimiento